Nota para Revista Galería 

Nota para La Diaria por Lucía Naser

 

Nota Diario el País por SAVIA 

 

Entrevista Detaquito 970 Universal

 

 

Entrevista para Radio Sodre, El Tungelele por Nelson Caula

 

  

 

Nota Sofía Kortysz

 

Entrevista para el Centro Cultural de España

 

Entrevista en radiopedal sobre Núcleo de Clínica y Arte Contemporáneo

 

 

CRITICAS

 

Alito Alessi 

October 10, 2011

 

To Whom it May Concern: 

I recently attended Marcos Ramirez Harriague most recent production “¡¿Otra vez Arroz?!” I was very impressed with the overall quality of the show. The integration of movement, narrative, and theatrical elements was very well done. He is an up and coming choreographer with a unique perspective and vision and with a promising career ahead of him. His use of the greater pre-show space and time was great. The performance began with the audience outside the performance venue. A large window separated the performers and the public as they entered the space. The idea of the audience on the outside looking in, quicky changed as the performers invited them into a very intimate and thought-provoking show with a very strong social message. I think this show should be seen by as many people as possible.

 

A quien corrsponda

Resientemente he asistido a la más reciente producción de Marcos Ramirez Harriague: “¡¿Otra vez Arroz?!”. Quedé muy impresionado con la elevada calidad del espectáculo. La integración de movimiento, narrativa y elementos teatrales estaba muy bien logrado. Él es un coreógrafo emergente con una visión y perspectiva única, tiene una carrera prometedora por delante.

El uso del espacio y el tiempo en la entrada de público fue muy bueno. La performance comenzó con la gente del lado de afuera del local. Los interpretes y el público estaban separados por una gran ventanal antes de ingresar. La idea de la audiencia mirando desde afuera, cambio en el momento en que los interpretes invitaron a una representacióm íntima y provocativa con un mensage social muy fuerte. Creo que este espectáculo debería ser visto por la mayor cantidad de personas possible.

 

Alito Alessi

Founder and Artistic Director of Joint Forces Dance Company and Danceability International

 

Sebastián Barrios

Otra vez arroz. Una mirada posible.

Es un espectáculo de danza-teatro, integrado por cuatro intérpretes, tres bailarines-actores y una intérprete de señas presente durante el desarrollo de todo el espectáculo. 

Al ingresar al espacio puede observarse en una pizarra dos columnas con frases que dan cuenta de las conductas que deberíamos “acatar” desde la niñez, “lo permitido o no”, desde una perspectiva de violencia de género. Al ver el espectáculo uno podría preguntarse si acaso esas frases no fueron las “disparadoras” de los contenidos, recursos, y de la estética planteada en escena: La repetición constante en el movimiento de los actores (casi coreográfico), la utilización de la palabra, y de la seña, los colores usados por ejemplo en el vestuario (blanco) color neutro elegido tanto para nenas y nenes, y lo simbólico presente en los elementos no solo en el espacio de representación sino en sus límites, como por ejemplo flores rojas “esperando” a cada espectador.

“Otra vez arroz” se recibe desde un lugar más reflexivo que violento, mantiene un ritmo que se repite cíclicamente, pareciera no tener salida, “nunca acabar”, esto se ve no solo en el movimiento, sino en la palabra y en el ritmo de todos los lenguajes. No hay matices ni intensidades, el espectador navega con los bailarines como si se dejaran llevar por el rito del mar, no hay violencia en la representación, ésta queda sujeta a la palabra, la palabra escrita y repetida desde un lugar quizás más irónico que de “denuncia”. Cómo si la palabra no ingresara desde un lugar “cotidiano” sino desde el inconciente, algo queda por “allí” flotando...

Los intérpretes se muestran sólidos, y con un gran compromiso en escena. Lo femenino y lo masculino está presente en todos los creadores, la mirada “cómplice y hasta transgresora” de sus interpretaciones generan contradicciones, e invitan a ingresar a espacios más íntimos, como si se abriera la puerta de una habitación y descubriéramos sin ser descubiertos algo no permitido pero real, como imposible de negar.

 

Sebastián Barrios

Director, actor y dramaturgo